Esta obra esta bajo una licencia de Creative Commons

martes, 10 de diciembre de 2013

I died for Beauty - Emily Dickinson


I died for Beauty — but was scarce
Adjusted in the Tomb
When One who died for Truth, was lain
In an adjoining Room 

He questioned softly Why I failed?
"For beauty", I replied —
"And I — for Truth — Themself are One —
We Brethren, are", He said —

And so, as Kinsmen met a Night
We talked between the Rooms —
Until the Moss had reached our lips
And covered up — our names —



Un 10 de diciembre como hoy nació la gran poeta  
Emily Dickinson (1830 Amherst, Massachussets)

lunes, 25 de noviembre de 2013

Campana desasida

                                              Con el apoyo efímero
                                             de un soplo vagabundo
                                             sin base, ni raíz.
                                                   Ernestina de Champourcín
                                                                                                
Campana desasida
en cada amanecer
los sueños me persiguen.

No sé si sé vivir
-- campana --
sin interrogaciones,
rejas a la canción.

¡Las cuerdas!
¿Dónde están las cuerdas
de los pájaros?
El hilo que sostiene
con la mano
                        el ansia
de infinito. 

jueves, 14 de noviembre de 2013

Negra sombra - Rosalía de Castro

                   
Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
 i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras.



Cuando pienso que te fuiste,
negra sombra que me asombras,
al pie de mi cabecera,
tornas haciéndome mofa.


Si imagino que te has ido,
en el mismo sol te asomas,
y eres la estrella que brilla
y eres el viento que sopla.


Si cantan, tú eres quien canta,
si lloran, tú eres quien llora,
y eres murmullo del río
y eres la noche y la aurora.


En todo estás y eres todo
para mí, en mí misma moras,
ni me abandonarás nunca,
sombra que siempre me asombras.
 
Follas novas, 1880
 
 



jueves, 24 de octubre de 2013

Por aquí pasa un río - Angel González

Por aquí pasa un río.
Por aquí tus pisadas
fueron embelleciendo las arenas,
aclarando las aguas,
puliendo los guijarros, perdonando
a las embelesadas
azucenas...


No vas tú por el río:
es el río el que anda
detrás de ti, buscando en ti
el reflejo, mirándose en tu espalda.

Si vas de prisa, el río se apresura.
Si vas despacio, el agua se remansa.


Por aquí pasa un río
en la voz de Angel González y Pedro Guerra

Hoy este poema, que me acompaña desde aquellas oscuras y solitarias tardes de Noviembre en Menorca y está entre mis preferidos.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Mi ración de alegría - Carmen Martín Gaite

Defiendo la alegría,
la precaria, amenazada,
difícil alegría,
al raso, limpia, en cueros,
mi ración de alegría.

No me arrastréis al pozo
de las verdes culebras.

No os arrojo a la cara mi alegría,
os la tiendo tan sólo
como una débil luz, como una mano.

No es ningún baluarte
ni ningún ofensivo privilegio,
es mi único utensilio cotidiano,
mi tela de labor.

No tengo otra bandera
y ostenta unos colores ya un poco desteñidos;
mirad que la levanto a duras penas,
contra viento y marea,
sin sombra alguna de provocación.

Es parcela pequeña, minifundio,
terreno sin cercados ni aparceros
que aro, riego y abono por mí misma,
con fe, de sol a sol.

Tomad el pobre o rico,
el cuestionable fruto
que desde ella os ofrezco,
pues sólo desde aquí
os consigo mirar, ayudar,
entender,
poner tal vez en claro alguna cosa.

No me la reprochéis ni adobéis de negrura
como un reducto inmundo, segregado;
ved que no la defienden
ni pinchos ni alambradas
y que podéis pasar aquí conmigo
al sol.

No me arrastréis al pozo
de las verdes culebras.
 
Hoy día oscuro , frío y lluvioso de Octubre en Bruselas, me viene a la cabeza este poema de mi querida Carmiña. Lo escucho a menudo recitado en su propia voz en el CD que se incluye en la edición "Poemas" de Plaza Janés. Una maravilla.
 

domingo, 6 de octubre de 2013

Para sentirte caminar

Para sentirte caminar
hacen falta muchas circunferencias
de amarillos, azules, cortes
granate hondo.
 
Sentarse a mirar ojos
vagando en la ventana o presos
en manos muertas.
 
Ayuda el olor del sol,
la cicatriz …

 
 

martes, 24 de septiembre de 2013

Sestina - Elisabeth Bishop


                                                                      Elisabeth Bishop
La lluvia de septiembre cae sobre la casa
en la luz que declina, la vieja abuela
está sentada en la cocina con el niño
al lado de Litle Marvel  la estufa,
leyendo los chistes del calendario,
riendo y hablando para ocultar sus lágrimas.  

Piensa que de otoño sus lágrimas
y la lluvia que golpea el tejado de la casa
fueron predichas por el calendario,
aunque esto solo puede saberlo una abuela.
La tetera de hierro canta sobre la estufa.
Ella corta pan y le dice al niño,

Es la hora del té; pero el niño
contempla  en la tetera las pequeñas y duras lágrimas,
que bailan como locas sobre la negra y caliente estufa,
de la misma manera que la lluvia debe bailar sobre la casa.
Poniéndose a recoger,  la vieja abuela
cuelga el sabio calendario

de su cordel .  Como un pájaro, el calendario
planea semiabierto  sobre el niño,
planea sobre la vieja abuela
y su taza de té llena de oscuras lágrimas.
Está tiritando y dice que cree que la casa
siente frío,  y pone más madera en la estufa.

Tenía que ser,  dice Marvel la estufa
Yo sé lo que sé, dice el calendario.
Con lápices de colores el niño dibuja una rígida casa
y un sinuoso sendero.  Luego el niño
pone dentro un hombre con botones como lágrimas
y se lo enseña orgulloso a la abuela.

Pero en secreto, mientras la abuela
se afana en torno a la estufa
las pequeñas lunas caen como lágrimas
de entre las páginas del calendario
sobre la jardinera de flores que el niño
ha colocado con cuidado enfrente de la casa.

Tiempo de plantar lágrimas, dice el calendario.
La abuela canta a la maravillosa estufa
y el niño dibuja otra inescrutable casa.  

Sestina

September rain falls on the house.
In the failing light, the old grandmother
sits in the kitchen with the child
beside the Little Marvel Stove,
reading the jokes from the almanac,
laughing and talking to hide her tears.

She thinks that her equinoctial tears
and the rain that beats on the roof of the house
were both foretold by the almanac,
but only known to a grandmother.
The iron kettle sings on the stove.
She cuts some bread and says to the child,

It's time for tea now; but the child
is watching the teakettle's small hard tears
dance like mad on the hot black stove,
the way the rain must dance on the house.
Tidying up, the old grandmother
hangs up the clever almanac

on its string. Birdlike, the almanac
hovers half open above the child,
hovers above the old grandmother
and her teacup full of dark brown tears.
She shivers and says she thinks the house
feels chilly, and puts more wood in the stove.

It was to be, says the Marvel Stove.
I know what I know, says the almanac.
With crayons the child draws a rigid house
and a winding pathway. Then the child
puts in a man with buttons like tears
and shows it proudly to the grandmother.

But secretly, while the grandmother
busies herself about the stove,
the little moons fall down like tears
from between the pages of the almanac
into the flower bed the child
has carefully placed in the front of the house.

Time to plant tears, says the almanac.
The grandmother sings to the marvelous stove
and the child draws another inscrutable house.
 

Sestina:  Poema rimado o no, de seis estrofas con seis versos cada una, terminados en seis palabras distintas que se repiten al final de los versos de cada estrofa en un orden diferente; termina con un terceto al final.
Traducción del inglés: Luisa Antolín
 

miércoles, 3 de julio de 2013

Manos IV

Regreso.
Regreso al hueco
nido respiración
remanso.
                   Llego.   

Llego a la espiral
caracol círculo
tiempo.
                  Encuentro.

Encuentro hilo
rama agua
manos.

lunes, 24 de junio de 2013

Y de repente, no, no sobrevivo: vivo - Chantal Maillard


"Y de repente, no, no sobrevivo: vivo. Sin saber, como cuando se vive. Sin darme cuenta. Me intereso. Un pueblo —y soy pueblo. Acogen—y me acojo. En la sonrisa. Simplemente. No soy otra, soy una, una más, ¿soy? No se plantea. Hablo y me contestan. Me hablan y contesto. Se habla. El habla se traza. Como la arena. El límite: el impulso del viento. La medida justa. Indudable. Compartida, nunca re-flexionada. O como el agua en la arena. Perdiéndose sin perderse"                                                                                                              
                  Chantal Maillard, "Husos. Notas al margen". Editorial Pre-textos


 











           Gracias Chantal.


Tras la experiencia compartida en "Talleres Islados" Menorca
 http://www.talleresislados.net/
   

miércoles, 5 de junio de 2013

¿Dónde la vereda... ? - Preguntas a Federico I

Un día como hoy, 5 de Junio con noche de luna llena nació hace ciento quince años, el Poeta: Federico García Lorca.  


 Hay que pedir la luna y creer
                                               que nos la pueden poner en las manos.
                                                                        Federico García Lorca
 

¿Dónde la vereda
caminante
que salta mi ventana
hasta la luna
encarnada?

Los cristales fríos de luz
y sangre quiebran
las escaleras— espinas
de rosal.

¿Dónde la luz, dónde
la fuente,  la fractura
que silencia la rama
inmóvil?

 

jueves, 23 de mayo de 2013

Salta antes de mirar - W.H. AUDEN

La sensación de peligro no debe desaparecer:
el camino es sin duda tan corto como escarpado,
por muy escalonado que parezca desde aquí;
mira si quieres, pero tendrás que saltar.

Los hombres duros se ponen sentimentales cuando duermen
y quebrantan las ordenanzas que cualquier necio puede respetar;
no es la convención sino el miedo
lo que tiende a desaparecer.

Los esfuerzos preocupados de la masa atareada,
la suciedad, la imprecisión y la cerveza
producen todos los años algunas ocurrencias inteligentes;
ríete si puedes, pero tendrás que saltar.

La ropa considerada correcta para vestir
no será cómoda, ni será barata,
mientras consintamos en vivir como ovejas
y nunca mencionemos a aquellos que desaparecen.

Mucho puede decirse sobre el savoir-faire social,
pero alegrarse cuando no queda nadie más
es aún más difícil que llorar;
nadie está mirando, pero tienes que saltar.

Una soledad de diez mil brazas de profundidad
sostiene el lecho sobre el que descansamos, cariño:
aunque te ame, tendrás que saltar;
nuestro sueño de seguridad tiene que desaparecer.

(Traducción propia de versión original, con apoyo de versión de Eduardo Iriarte)


Leap Before You Look


The sense of danger must not disappear:
The way is certainly both short and steep,
However gradual it looks from here;
Look if you like, but you will have to leap.

Tough-minded men get mushy in their sleep
And break the by-laws any fool can keep;
It is not the convention but the fear
That has a tendency to disappear.

The worried efforts of the busy heap,
The dirt, the imprecision, and the beer
Produce a few smart wisecracke every year;
Laugh if you can, but you will have to leap.

The clothes that are considered right to wear
Will not be either sensible or cheap,
So long as we consent to live like sheep
And never mention those who disappear.

Much can be said for social savior-faire,
Bu to rejoice when no one else is there
Is even harder than it is to weep;
No one is watching, but you have to leap.

A solitude ten thousand fathoms deep
Sustains the bed on which we lie, my dear:
Although I love you, you will have to leap;
Our dream of safety has to disappear.

W. H. Auden (1940)


miércoles, 8 de mayo de 2013

El juego de los días

 
Voy, voy, voy
conmigo la cadena
de cuentas de cristal.
Recorro con los dedos
cada circunferencia.

Reconozco el paisaje
pequeñas muescas,
huellas de caídas…
La flecha niña
dispuesta a ir tras de ti,
flores en los principios del camino.
 
Otra vez
sin embargo 
                              niebla,
marcha atrás,
retorno a la caja de cartón
 – cuadrícula de grava con barandillas.
Jaquecas, insomnio,
nostalgia de la niña,
pozo,
           vuelta a empezar.


martes, 23 de abril de 2013

Libros, es decir, horizontes - Federico Garcia Lorca

23 de abril, para celebrar el día del libro traigo las palabras del poeta Federico Garcia Lorca en la inauguración de una biblioteca en Fuente Vaqueros (Granada) en el año 1931; ya muy conocidas, pero hoy de plena actualidad.  

                               Ilustración: Juan Manuel Santomé. Gloria la poeta. Ed Hotel Papel 2007
Medio pan y un libro
"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.
Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan
vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de alguien que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan
o con unas frutas, pero una persona que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden
pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’.


Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.”

miércoles, 17 de abril de 2013

Hoy

Hoy.
Foto: Juan Manuel Santomé

Una sola palabra
extraña en la grafía,
pequeña, manoseada
y sin embargo
                      irrumpe
en el silencio
del papel,
               revive
un mar de límites
en eco breve
felicidadilusión de
poder
            sobre el destino.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Días de sol en Bruselas I


                                                                         Forêt de Soignes - Luisa Antolín

   Los habitantes de  Bruselas se sientan en corrillos en la plaza grande (Grand Place) la noche del solsticio de verano y hacen el recuento de los días de sol que ha habido en el año. Para ello, llaman a los contadores y a las escribanas, que a lo largo de los meses van haciendo el registro a punzón en unas tablas de arcilla. En los corrillos, las voceadoras van nombrando las fechas por orden cronológico: 27 de Marzo, 3 de abril, 15 de abril, 5 de Mayo, 6 de mayo… Los asistentes replican en coro, como eco a cada fecha, que queda por segundos suspendida en la humedad del aire. Cuando los días de sol se han sucedido más de una semana, todo el mundo aplaude y se comparten las anécdotas de la fecha señalada: las sábanas se secaron en el tendedero del patio, salí a leer al parque, recuperé la sombra sobre la acera… La ceremonia siempre es corta. Al terminar, las tablas de arcilla que marcan el calendario solar se cuelgan en una pared reservada en la sala de reuniones del ayuntamiento (Hotel de Ville).  El mural queda abierto a visitas durante todo el año y está permitido tomar fotografías.      

jueves, 21 de marzo de 2013


Amapola Menorca
 
 
 
 
 
 
 
 
Primavera silvestre
cortada para ramo
sueltas los pétalos.

martes, 19 de marzo de 2013

Talleres Islados en Menorca. Literatura, arte y pensamiento

Contaros que...
Mariona Fernández ha creado desde hace unos pocos años Talleres Islados, un espacio donde el tiempo se detiene y se produce el milagro del silencio, que abre paso a las voces de la poesía, las historias, los sueños y florecen las plumas de las alas. Yo estuve allí ... y volví pájaro.
   
Talleres islados http://www.talleresislados.net/

"Llegar a la isla atraído por lo imaginado que nunca será. Encontrarte con lo inesperado y darte cuenta sin embargo que es exactamente aquello que buscabas".

Los talleres islados, como la vida, duran cuatro días. Suelen empezar en jueves o viernes por la tarde y acabar cuatro días después a la hora de comer.  En muchas ocasiones es posible aprovechar el viaje a esta isla maravillosa y hospedarse unos días más.  Con frecuencia se convierten en un paréntesis difícil de olvidar, tanto a nivel de conocimiento como de relaciones personales. 
Si quieres inscribirte o necesitas información, ponte en contacto con nosotros y hablamos."

programa 2013

en cartelera

abril

  • 4 – 7 Bernardo Souvirón. Alejandro: un viaje al mundo moderno (Este taller ya está completo y no admite más inscripciones)
  • 23 – 26 José Sanchis Sinisterra. Mundo roto: dramatugia(s) de la fragmentación

mayo

junio

julio

  • 05-08 autor/a a confirmar

septiembre

  • 06-09 Roman Gubern. Cultura de la imagen
  • 11-14 Elvira Lindo y Antonio Muñoz Molina.
  • 13-16 Víctor Erice
  • 20-23 Julio Llamazares. El espejo del alma. Reflexiones sobre el paisaje

viernes, 8 de marzo de 2013

Florilegio para el 8 de Marzo




Mientras los pétalos rosa
sigan cubriendo tus ojos
estarás ciega.

           ____
 
                            Te aseguro que alguién se acordará de nosotras
                                                                                       Safo de Mitelene

Te aseguro que alguién se acordará de nosotras
una tarde fría de lluvia sin paraguas,
tras la ventana,
al anochecer.

Revolverá la casa buscando una postal,
escrita para leer como un laberinto,
de derecha a izquierda,
de abajo arriba.

Esa en la que,
con garabatos en pico de colegio de monjas,
al borde de la muerte
proclamaba:
que siempre sale el sol después de la tormenta,
que todo es incierto y emocionante hasta el fin.
                                                                                                                                                 

                                                                                 (A mi abuela Luisi in memoriam)
                             
             ______


Cada día el mismo
cada vez distinto.

Tiemblo,
                 luego existo.


Para celebrar el Día Internacional de las Mujeres - ¡No pasarán!- y con sororidad unos poemas de mis libros "Descubrimiento de la herida" (Vitruvio 2009) y "Ramas para un nido" (Heptaseven  2013-todavía inédito) 




martes, 19 de febrero de 2013

No, el invierno no es infinito - María García Zambrano

Menos miedo
 
Me ha crecido una hermana de los ojos y ahora puedo
mirar el horizonte.
– ¿El invierno es infinito? – me pregunta.
Mientras, damos de comer a dos palomas que golpean
con su pico los cristales.
 – Me duelen los dientes de masticar tinta.
Me ha crecido una hermana de los ojos y ha amanecido.
La noche duraba más de un sueño, y a veces dolía
en la boca y en los párpados.
-- ¿Podré quedarme contigo?
Me ha crecido una hermana de los ojos y ya no veo la muerte.    

No, el invierno no es infinito,  nos dice la poeta María García Zambrano con estos poemas llenos de luz y de esperanza en su último libro “Menos miedo”(Ediciones Torremozas 2012) .  Un excelente y hermoso poemario, ganador del Premio Carmen Conde de Poesía 2012.  Versos contra el desaliento, la parálisis, la resignación;    versos “para este frío”, versos que nos alumbran.
 
 
“Menos miedo” es un viaje íntimo hacia la luz, la luz que es esperanza, belleza, consuelo, que nace del amor y se encarna en la palabra.  Un viaje que comienza en el  “Refugio familiar”,  desde la madre-origen fuente de luz primera, que da voz y salva del abismo: “Todo el amor/que me diera mi madre/encima de la mesa/ (…) es imagen/ahora/para decir”;  “Mi madre viene desde el sueño/ y trae la luz hasta la orilla”,  “mujer volcán contra la muerte”.  Recorrido que avanza al encuentro de la  luz escondida en el silencio, el padre que “sueña con la mudez de las flores” y  “habla/ del secreto/del pájaro /que canta/en el jardín”.    

Desde el cuerpo que palpita ya recién nacido, María García Zambrano afirma la certeza de la luz, que se hace materia en la palabra poética: “Sabemos que hay luz/porque escuchamos una vez esa palabra/que nos cubrió el miedo de hojas verdes,/una palabra que ardía sola/con sólo escuchar su latido”, nos dice la poeta.   

Una palabra que ha de ser “Luz de emergencia” en estos tiempos de tinieblas, y por eso,  es necesario decir de otra manera: “No más jardín en el poema./ Ahora reinvento un lenguaje/que me asiste y acompaña/en mi peregrinar/sobre la aurora.”  
 
 
Salida Nocturna

Esta falda plisada
                                 con botines
una blusa que vaya
                                   con mis labios,
el escote imperfecto
                                    que perturbe.

Al fondo del armario están mis ojos
cosidos con puntadas de limón.
No los quiero abrir, me muevo a tientas.
Elijo una piel que me borre la piel.

De esa nueva piel, desde esos ojos nace en este poemario una lengua poderosa, cargada de luciérnagas, de árboles blancos, de pájaros, de horizonte, de amor hasta los huesos: “Nace tu habla,/desafía el miedo que yace vencido, construye con el eco un muro penetrable,/anuda este vacío con los hijos del tiempo,/colma las venas de sangre traída de un viejo diccionario”.  Unos versos que son luz y la celebran: “Es hora de brindar. Ya no es la oscuridad la que me grita”.
2012

Oscuros pero no.
que el gusano no siga mordiendo en el hueso.
Ha venido la madre, el padre, la hermana
para cantar
y será niña y tendrá tus labios y dirá una palabra
y creará una estirpe de fe.

Oscuros pero no.
Que el topo no escarbe más en tu vientre.
Ha venido el poeta, la pintora, el bailarín
para crear
y será un árbol y tendrá sol y dará sombra
y creará un surco donde la vida.

Oscuros pero no.
Que el banquero no se lleve los dientes de leche.
Ha venido el minero, la cirujana, el labrador
para abrir
y será un pájaro y tendrá horizonte y traerá el vuelo
y más.      

Con las manos manchadas de la tinta de su vida, María García Zambrano nos recuerda en este libro faro que es preciso hoy “prender la mecha de los días”,  “encender la memoria”,  “reír con toda la piel” y recuperar la voz: “esa voz (…) potente, sonora; una voz (…) que ahora podría nombrar una puerta necesaria”. La voz que canta y queda palpitando al leer este poemario. Menos miedo.
María García Zambrano (Alicante, 1973) es profesora de Lengua Castellana y Literatura en Secundaria y Bachierato.  Premio Voces Nuevas de la Editorial Torremozas (2007); tiene publicado el poemario “El sentido de este viaje” (Alicante 2007) y poemas en varias revistas y antologías.  Tiene un blog personal en donde se pueden leer sus poemas y obtener más información sobre sus publicaciones y actividades poéticas: http://partirdeahora.blogspot.be/

jueves, 14 de febrero de 2013

La estela de una estrella

Erase una vez que se era Ella. Nació en un portal o en una cama de hospital o en el ambulatorio del barrio en las afueras – el grito fue el mismo—  primer aire en los pulmones que decía su presencia; después, los juegos que tocaban y la ropa – modelada – “eres libre de elegir”, pero hasta dónde puede una afirmar la libertad, como un pétalo, tan delicada…

Pero sí, imaginemos la estela de una estrella y poco a poco los mordiscos, volver a levantarse, seguir hacia delante, paradas en curvas y encrucijadas – Ella solo quiere ser. Parece tan fácil al principio, tan difícil,  otros días – alimentarse, decir yo.  Escalar la montaña,  mirarse en el espejo cada mañana,  inventar andamios y muletas, abrir una senda al borde del precipicio.

No se vive del aire.  Su tía le enseñó un cajón lleno de billetes de cinco mil pesetas “Aquí guardo mis alas”— dijo.  Con un expediente brillante  y los ojos llenos de pájaros verdes Ella creyó – estaba segura— de que podía ser  todo, al fin y al cabo.  Con el trabajo en los despachos que pagaban su inteligencia y su tesón consiguió sus billetes-alas. “La-la-la la-li-ta crecen mis alitas…” Sin embargo, una mañana de sol y flores en los aleros del tejado, de camino a la oficina Ella se pregunta: ¿Sirven los billetes para volar?

Y echa a correr tras el tiempo de la vida,  pero ese tiempo no trae billetes.  Poco a poco su cajón se va quedando vacío y Ella, sin darse cuenta,  comienza a escorarse a las orillas— a la sombra de un sueño. El peso del corazón desprende las plumas de las alas (no los billetes, sino las de verdad, hechas de confianza en sí misma). Sonriente por fuera,  Ella las barre a hurtadillas – un pinchazo cada vez – no importa, mientras la nevera está llena, las camas bien hechas, los calcetines ordenados en el armario, la risa infantil.  El sueño del tiempo la sirve de alimento y El la cubre con su abrazo tembloroso andando a gatas con cadenas de las que no encuentra la llave.

Luego, las manos que se atrofian y Ella empieza,  sin querer, a asear la jaula— tiene calefacción y afuera hace tanto frío; la calle está llena de zarzas. Y sin embargo… no se rinde, sabe que tiene que haber otra manera que no haga necesaria esa elección,  que no borre el deseo, ni las alas, ni engorde las cadenas. Entonces un día sus manos, junto a otras, ruedan el huevo hasta resquebrajar la cáscara y dentro primaveras comienzan a volar y abren rendijas en la caja, donde aún respira la estela de la estrella… 

Hoy, día de San Valentín, cuento sobre derechos económicos de las mujeres dedicado a todas las rebeldes y valientes, estelas hacia la libertad.